fbpx

Empresa de diseño gráfico y web en Asturias. 

Tu estudio creativo en Gijón, especializado en diseño, publicidad, redes sociales, desarrollo web e invitaciones de boda.

622 122 526 984 188 195 info@masquegusto.es

Blog

InicioEventosCómo personalizar tus invitaciones de boda
Cómo personalizar tus invitaciones de boda

Cómo personalizar tus invitaciones de boda


¿Te casas? ¡Enhorabuena! Seguro que ya estás organizando mentalmente todo lo que vas a hacer. Y después de los trajes y el restaurante… lo más importante es dar a conocer tu gran evento. ¿Has pensado ya en las invitaciones de tu boda? Quieres unas invitaciones personalizadas, ¿verdad? Te explicamos que debes tener en cuenta a la hora de escoger tu estilo.

Si te gusta marcar la diferencia, no puedes quedarte con una simple invitación de boda de catálogo. Tú y tu pareja sois únicos, y qué mejor manera que traducir aquello que os caracteriza en tu invitación de boda personal y original.

Y es que no puedes olvidar que el estilo, la forma, el color, la tipografía, el papel, la presentación, etc. serán la propia presentación de tu evento y tendrán la capacidad de decir mucho más que la fecha, hora o lugar de tu gran día. El conjunto que forman todas estas características definirán tu boda.

En +QueGusto te contamos qué debes tener en cuenta para encontrar tu estilo, qué hacer para que tu invitación sea única y además refleje todo aquello que pretendes.

1. Lo primero: ¿Qué tipo de evento tienes en mente?

Seguramente te hayas imaginado ese día miles de veces, o no… pero sabes exactamente lo que buscas. Quieres que tu gran día sea tuyo, sea diferente y por supuesto lo has pensado de una manera determinada: ése es tu estilo.

Tu estilo puede ser: clásico, vintage, hipster, etc. Es el escenario que engloba la celebración, el lugar, la decoración o los detalles, es la esencia de tu evento, pero no debe confundirse con la temática.

Tu evento puede ser: clásico, porque se celebrará un ambiente tradicional; ibicenco, porque se celebrará en la playa; campestre, porque eres amante de la naturaleza y lo celebrarás en un espacio verde; moderno, porque innovarás y sorprenderás al mundo con tu originalidad…

boda clásica

boda ibicenca

boda campestre

boda moderna

El tipo de evento que tienes en mente marcará todas tus elecciones para ese gran día, así que una vez que lo tengas claro: comienza la personalización.

2. Elige el tipo de invitación que más te represente

Existen muchos tipos de invitación: clásicas, modernas, originales… Seguro que podrías pasarte horas buceando en Internet, y nunca acabarías de clasificarlas todas, Pero para que te hagas una idea, hemos definido visualmente estos cuatro ejemplos en esta serie de  imágenes:

clásicas

modernas

originales

Y ahora me dirás: ¿cómo sé cuál es mi estilo? Párate a pensar en vuestra historia juntos, en aquellos momentos que os representan, en cómo sois, en cómo imagináis ese día… ¿te ves entregando ese tipo de invitación?

Un ejemplo: si siempre habéis sido la alegría de la casa, no os perdéis una cena de amigos, derrocháis simpatía, etc. No me puedo creer que la invitación que os representa sea una invitación de lo más clásico, solemne y serio. Seguramente sea muy bonita, pero… ¿seguro que esa es la clase de invitación de boda que os representa? Quizá un estilo de invitación más fresco y moderno, junto con un juego de palabras en el texto que haga sonreír a más de uno porque en ella está realmente reflejada tu personalidad.

No se trata de que de buenas a primeras sepas ya cómo va a ser tu invitación de boda, si no de entender y encaminar el estilo en el que pretendes encajar tu gran evento.

Frase Mr Wonderful

3. Escoge una temática

La temática es el eje principal sobre el que se decide la decoración del evento, lo que evidentemente incluye las invitaciones, pero que determina también cada detalle, llegando en ocasiones a influir hasta en el menú o vestuario para la ocasión. Puede que esto ya lo tuvieses definido previamente, pero si no lo has hecho y quieres personalizar tu boda es un paso que puede facilitarte gratamente muchas decisiones.

No es estrictamente necesario que haya una temática, pero incluirla hace aún más personal tu gran día, da coherencia a todos los elementos, simplifica la elección de los mismos, te identifica y te refleja.

Por ejemplo, si eres un apasionado/a del cine, tu temática puede ser tu afición. Puede utilizarse tanto la estética de alguna película concreta como el argumento, por lo que la decoración y demás elementos pueden tener si te lo propones un toque muy elegante.

Frase Mr Wonderful

La definición de la temática de tu boda empieza en la propia invitación. Es el punto de partida, y la continuidad de la misma se verá reflejada en la celebración en la decoración, en la papelería, en los detalles, etc. Es frecuente utilizar la imagen diseñada para la ocasión en todos los elementos decorativos personalizados, de manera que éstos se unifiquen y se cree un ambiente totalmente acorde.

Tener una temática establecida ayuda en la elección de otros elementos: por ejemplo, si la temática es el cine, el nombre de las mesas de los invitados puede solucionarse con títulos de películas, el menú puede estar escrito en forma de guión o los elementos del photocall pueden ser caracterizaciones de personajes populares.

Una vez se escoge un tema, hay que dar rienda suelta a la imaginación… es entonces cuando se crean elementos y momentos totalmente únicos, que harán de tu día un día inolvidable.

4. Selecciona los colores

Vale, ahora ya sabes lo que buscas, tienes claro el tipo evento que quieres celebrar, el tipo de invitaciones a realizar y entorno a qué temática se moverá todo. Es el momento de darle color. Éste, a veces viene fuertemente referenciado por la temática, pero se ha de conseguir incluir la esencia de los protagonistas para que las invitaciones sean su vivo retrato.

Elegir y combinar bien los colores de tu boda, de acuerdo a la temática elegida, permitirá crear una estética visual que unificará todos y cada uno de los elementos que lo forman. Normalmente se considera un color principal y una serie de tonos afines que lo complementen, creando de esta manera una paleta de color específica para aplicar en cada complemento personalizado.

A veces, lo más sencillo es lo más agradable, y escoger una combinación de colores monocromáticos (varios tonos de un solo color)

monocromáticos

O tener en cuenta colores relacionados, es decir, contiguos en la escala cromática.

relacionados

En el afán de reflejar tu personalidad escogiendo un color predominante que te represente, es importante tener en cuenta los tonos neutros que lo matizan y a la vez embellecen el conjunto.

neutros

5. Comparte el momento

Describe tu alegría, refléjate en cada palabra, haz que suene tu voz mientras leen tu propia invitación.

El texto es el elemento que falta para que encajen las piezas, debe reflejar todo lo descrito anteriormente: debe estar acorde al tipo de evento, al estilo de la invitación, a la temática y a los colores. Pero sobre todo, debe describiros a vosotros mismos y expresar vuestras emociones.

De nada sirve llegado este punto incluir en tu invitación «personalizada» un texto tipo, estaríamos echando por tierra todo el trabajo realizado ¿no crees?

Próximamente te mostraremos cómo ponemos en práctica todos estos pasos en +QueGusto con «la invitación de boda de R&T»

¡Gracias por leernos!
Olaya

¿Te apetece opinar?